Leucemia: ¿A qué nos enfrentamos?

 

makeup-789804

“Estoy cansada de que la gente comente en secreto cuando me ven y  solo falta que me digan cómo estoy viva todavía”…. así hablaba mi paciente, un tanto enojada, cuando entraba al consultorio la última vez que la vi….Su diagnóstico de leucemia linfocítica aguda realizado en el 2008 cuando tenía 21 años la trae de visita al hematólogo por lo menos anualmente.

Y es que por desconocimiento, con solo escuchar la palabra leucemia muchos piensan que todo está perdido, que no hay  nada que hacer…. Por supuesto que la leucemia es una enfermedad grave, muy grave, pero hay varias clases de leucemia y cada día mayores avances en los tratamientos.

La mayoría de pacientes con leucemia manifiestan que sintieron miedo al escuchar el diagnóstico por primera vez, y es comprensible todo el mundo ha escuchado hablar sobre la leucemia  “cáncer de la sangre y de la médula ósea ” y sus graves complicaciones.

 Nadie, absolutamente nadie está  preparado para recibir este diagnóstico, pero seguramente ayuda mucho conocer acerca de ella para afrontarla mejor: con coraje y determinación, si, exactamente eso: coraje y determinación, para poder seguir adelante y luchar por la vida.

Saber aspectos médicos de la leucemia le permitirá colaborar activamente en las decisiones de su propio cuidado o de su familiar. Leucemia viene de dos palabras griegas: Leuko que significa blanco y haima que significa sangre.

¿Qué es la leucemia?

Es una enfermedad en la sangre y la médula ósea que se presenta cuando algún tipo de célula sanguínea se produce en grandes cantidades y con otras características diferentes a las normales, las células leucémicas a veces llamadas blastos no pueden cumplir la función de las células sanguíneas normales como es protegernos de las infecciones como lo hacen los glóbulos blancos, o evitar sangrados como lo hacen las plaquetas.

En otras palabras la médula ósea no puede hacer su trabajo que es producir glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, ya que está ocupada produciendo células leucémicas y estas se van acumulando porque no mueren o se recambian como las células normales. Las células de leucemia viajan por el torrente sanguíneo invadiendo otros órganos como el cerebro, hígado, Bazo, ganglios y testículos.

¿Todas las leucemias son iguales?

No, de acuerdo a la madurez de la célula que está proliferando la leucemia se clasifica en aguda y crónica. En la leucemia aguda proliferan células inmaduras y su evolución es rápida: en días o semanas se puede complicar y su tratamiento debe ser urgente; la leucemia crónica tiene una evolución mas lenta, generalmente de meses a varios años y proliferan células maduras.

También se clasifican de acuerdo al tipo de célula que está afectada y de allí deriva el nombre de la leucemia, por ejemplo si están proliferando los glóbulos blancos del tipo linfocito entonces es una leucemia linfoide, si son los glóbulos rojos o eritrocitos es una leucemia eritroblástica y hace parte de la leucemia mieloide junto con la leucemia megacariocítica o de las plaquetas; esto es así porque se derivan de una célula madre mieloide.   La leucemia es la enfermedad maligna más común de la infancia y la mayoría son leucemias linfoides agudas.

Los cuatro grandes grupos de leucemia son:

  • Leucemia linfocitica aguda

  • Leucemia mieloide aguda

  • Leucemia linfocitica crónica

  • Leucemia mieloide crónica

¿ Es hereditaria? ¿Yo estoy en riesgo?

No, no es hereditaria y  los científicos no han podido establecer hasta la fecha cuales son las causas de esta enfermedad. Hay factores de riesgo: Como la exposición a tóxicos (químicos como el benceno), radiación, la misma quimioterapia favorecerían la aparición de la enfermedad y al igual que en otros tipos de cáncer si un familiar directo ha padecido de leucemia o hay varios familiares que la han presentado entonces existe mayor posibilidad de que se presente.  Las personas que tienen síndrome de Down también presentan mayor riesgo.

¿Cómo puedo saber si los síntomas que tengo son de leucemia? ¿y es contagiosa?

No es fácil porque los síntomas pueden ser los mismos que en otras enfermedades y varían de acuerdo al tipo de leucemia y la fase en que se encuentre, por lo tanto lo mejor es consultar al médico ante cualquiera de los siguientes síntomas o signos:

  • Pérdida de peso

  • Aparición de petequias (puntos rojos en la piel que corresponde a sangrado)

  • Dolor en los huesos, 

  • Abdomen pesado (por hígado y bazo aumentados de tamaño)

  • Fiebre, escalofríos, sudoración en la noche

  • Sangrado por las encías

  • Debilidad, cansancio y fatiga

  • Dolor de cabeza

  • Inflamación de las amígdalas y de los ganglios linfáticos

La leucemia no es una enfermedad contagiosa, muchos piensan que es contagiosa porque el paciente usa tapabocas. En realidad usa tapabocas, para protegerse de las infecciones respiratorias a las que están expuestos cuando otras personas tosen o estornudan, y esto es debido a que el paciente con leucemia tiene bajas sus defensas y si se contagia aun con un resfriado común puede ser muy grave.

¿Qué  estudios son necesarios para el diagnóstico?

– El hemograma y el extendido de sangre visto al microscopio, son los primeros exámenes que pueden alertar ante la posibilidad de leucemia. La anemia evidenciada por una hemoglobina y hematocrito bajos así como un recuento de glóbulos rojos disminuidos, asociado a muchos  glóbulos blancos (leucocitosis) o muy disminuidos (leucopenia), plaquetas bajas o trombocitosis (aumento de las plaquetas como ocurre algunas veces en la leucemia mieloide crónica) pueden orientarnos a leucemia sobre todo si observamos células leucémicas en el extendido de sangre. 

Aspirado y biopsia de médula ósea:  El estudio de la médula ósea aspirada desde el hueso iliaco (de la cadera) nos permite hacer un diagnóstico muy completo, es decir saber el tipo de leucemia y si existen alteraciones genéticas en las células que en algunos casos ayuda para indicar un tratamiento mas especifico.

 img_0109

La médula ósea aloja las células madres que dan origen a las células sanguíneas, si hay leucemia se convierten en “células malas” que proliferan y remplazan las células normales .

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento depende del tipo de leucemia, de la edad y el estado general del paciente. Las leucemias agudas progresan muy rápido y requieren atención y tratamiento urgente.

la combinación de medicamentos que ataca a las células que se dividen y multiplican rápidamente y que llamamos poliquimioterapia es la base del tratamiento de la leucemia. En los últimos años se han desarrollado nuevos medicamentos llamados terapia biológica como son anticuerpos contra células especificas implicadas en la leucemia y otros medicamentos que van dirigidos exactamente al gen en la célula que origina la enfermedad: Terapia “target”.

Algunas veces puede ser necesaria la radiación y el trasplante de células madres. El trasplante de células madres cuando se dispone de un donante, sirve para consolidar el tratamiento de quimioterapia realizado en pacientes de alto riesgo para tratar de evitar una recaída de la leucemia.

El futuro es promisorio porque las investigaciones avanzan a pasos agigantados y cada vez disponemos de tratamientos mas específicos que actúan sin causar tanto daño a las células sanas como si lo hace la quimioterapia convencional. Como todos sabemos estos tratamientos son muy costosos y algunos aun están en fase experimental lo cual hace difícil disponer de ellos, sobre todo en países como el nuestro que no tienen apoyo suficiente para la investigación.

 ¿Puedo prevenirla?

Al no conocerse la causa de la leucemia no es posible establecer estrategias de prevención, no obstante, debemos evitar factores de riesgo como:

  • Exponernos a tóxicos, especialmente solventes como el tolueno y el benceno. Es importante que las personas que trabajan en fabricas donde se usan sustancias que pueden causar enfermedades utilicen los mecanismos de protección que para tal fin, las mismas fabricas están en obligación de proporcionar.

  • La exposición a radiación, como cuando nos tomamos radiografías: Por lo tanto debemos evitar tomarnos radiografías, tomografías, cuando no son necesarias, dejemos que sea el medico quien decida si se requiere o no realizar un estudio por imágenes.

Si en nuestra familia existe antecedentes de leucemia: Hermano, papá, mamá, tíos, abuelos, sobretodo si es en mas de un miembro de la familia   es importante decirlo a sus médicos tratantes.

¿Qué cuidados debo tener si me han diagnosticado leucemia?

  • El lavado de manos tanto del paciente como de las personas que se ocupan de su cuidado es importante para evitar las infecciones.

  • Evitar las visitas de personas con gripe o cualquier otra infección por insignificante que parezca.

  • Se recomienda no consumir alimentos crudos por el riesgo de infecciones sobre todo cuando se trata de vegetales y frutas que podrían estar contaminados.

  • La higiene dental debe realizarse con un cepillo de cerdas suaves y blandas para prevenir el sangrado por las encías.

  • Ante la presencia de fiebre se debe consultar inmediatamente al medico. 

Y finalmente pero no menos importante: El estar positivo ante la enfermedad ayuda, claro que si, y mucho….

Hasta la próxima y no olviden preguntar si tienen dudas….

Dra. Fulvia Durango Argumedo

http://www.consultandoalhematologo.com

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muchas gracias por apreciar este trabajo que ayuda a todos al momento de afrontar una enfermedad.

  2. Anónimo dice:

    Gracias doctora Fulvia por sus ilustraciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s